sábado, 21 de diciembre de 2013

Recibamos al espíritu de la Navidad

 
EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

En la historia de la humanidad, hay muchas celebraciones, sin embargo; ninguna tan esperada como la navidad, época que se ha comercializado demasiado, perdiendo así su esencia original.

El sábado 21 de diciembre, a las 12:42 del mediodía, hora de Venezuela (17:12 GMT), el Sol hace su ingreso al signo de Capricornio, y se produce el solsticio de invierno, cuando nuestro astro rey se encuentra en la parte más alta del zodíaco, iluminando con su brillo a la humanidad, es el momento en que se produce la noche más larga del año y una energía muy especial inunda al globo terráqueo, es el momento de la llegada del espíritu de la Navidad.

A Capricornio se le relaciona con lo material, sin embargo es también uno de los signos más espirituales, se asocia a la madurez, a la sabiduría; su energía llama a la introspección, la reflexión, el recogimiento.

La palabra solsticio significa que el sol se mantiene durante 3 días en un mismo sitio, a esa hora y durante tres días el eje de la tierra esta apuntando a la constelación de las playades y de allí al centro de la galaxia, que es el lugar de máxima concentración de estrellas y energía positiva que impregnan a todos y a todo en el planeta, toda esta energía cósmica positiva penetra por el polo norte y luego irradia toda la superficie, el agua, la tierra, la naturaleza y todos los seres que habitamos la tierra.

La palabra solsticio significa que el sol se mantiene durante 3 días en un mismo sitio, a esa hora y durante tres días el eje de la tierra esta apuntando a la constelación de las playades y de allí al centro de la galaxia, que es el lugar de máxima concentración de estrellas y energía positiva que impregnan a todos y a todo en el planeta, toda esta energía cósmica positiva penetra por el polo norte y luego irradia toda la superficie, el agua, la tierra, la naturaleza y todos los seres que habitamos la tierra.
Lo cierto es que desde este momento hasta el día 25, ocurre un momento mágico para el globo terráqueo, esta es una fiesta religiosa para muchos pero está basada en todo un mundo de cálculos astrológicos y cósmicos, es una sabiduría que nos dejaron grandes maestros. 

El espíritu de la navidad es un cúmulo de energía positiva que entra desde el 21 y no es un muñeco, no es un hombre con barba, es una energía que viene desde el centro de la galaxia, son esas maravillosas ganas que te entran de querer ordenar tu vida, regalar a todo el mundo y abrazar, es un sentimiento que a veces no tiene explicación, porque eso es el verdadero espíritu de la navidad una energía, muy propicia para conectarte con proyectos, con planificar un nuevo año, eso es el verdadero sentido de espíritu de la navidad, una hermosa energía que viene del cosmos y que nos invita a creer y a atraer mucha magia a nuestra vida.

El espíritu de la navidad es el espíritu de la unidad, del amor entre todos los seres del planeta y probablemente del cosmos.
Cuando el corazón de cada uno de nosotros se conecta con esta energía, creamos un egregor, una forma de energía viviente que desciende y nos rodea; ese es el Espíritu de la Navidad.
El espíritu de la navidad es el espíritu de la unidad, del amor entre todos los seres del planeta y probablemente del cosmos.
Cuando el corazón de cada uno de nosotros se conecta con esta energía, creamos un egregor, una forma de energía viviente que desciende y nos rodea; ese es el Espíritu de la Navidad.
El espíritu de la navidad es el espíritu de la unidad, del amor entre todos los seres del planeta y probablemente del cosmos.

Cuando el corazón de cada uno de nosotros se conecta con esta energía, creamos un egregor, una forma de energía viviente que desciende y nos rodea; ese es el Espíritu de la Navidad.
El espíritu de la navidad es el espíritu de la unidad, del amor entre todos los seres del planeta y probablemente del cosmos.
Cuando el corazón de cada uno de nosotros se conecta con esta energía, creamos un egregor, una forma de energía viviente que desciende y nos rodea; ese es el Espíritu de la Navidad.
El espíritu de la navidad es el espíritu de la unidad, del amor entre todos los seres del planeta y probablemente del cosmos.
Cuando el corazón de cada uno de nosotros se conecta con esta energía, creamos un egregor, una forma de energía viviente que desciende y nos rodea; ese es el Espíritu de la Navidad.
El espíritu de la navidad es el espíritu de la unidad, del amor entre todos los seres del planeta y probablemente del cosmos.
Cuando el corazón de cada uno de nosotros se conecta con esta energía, creamos un egregor, una forma de energía viviente que desciende y nos rodea; ese es el Espíritu de la Navidad.
Cuando el corazón de cada uno de nosotros se conecta con esta energía, creamos un egregor, una forma de energía viviente que desciende y nos rodea; ese es el Espíritu de la Navidad. 
 
 
 
EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD 
 
En una leyenda de origen nórdico se cuenta que un espíritu llegó a la tierra procedente de una galaxia lejana ubicándose en la región norte, en lo que actualmente se conoce como la península escandinava. Este espíritu es visto como una energía que viene desde del centro de nuestro sistema solar y que llega cada año para brindar: paz, amor, armonía y alegría. Esta leyenda nace de la mitología nórdica y de las creencias del origen de nuestro mundo.
Según la tradición, el espíritu de la navidad se debe recibir con un ritual el 21 de diciembre, entre las 10:00 y las 12:00 pm, dicho ritual se caracteriza por sus rasgos completamente paganos, usando velas de colores, incienso, esencias, peticiones escritas, frutas y otros componentes que nada tienen que ver con el cristianismo, ni con el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo.

En realidad lo que se está celebrando o dándole la bienvenida es al solsticio de invierno que tiene que ver con la adoración del dios sol y todos sus enviados con sus energías supuestamente cargadas de regalo de los dioses. 
Particularmente esta leyenda, las creencias o la razón, se unen para desencadenar reuniones en unión familiar para escribir una lista de deseos para tu planeta, tu país, tu familia, amigos y para sí mismo, utilizando el número 7 como un elemento que a pesar de ser matemático, en la numerología está asociado a la espiritualidad, la mezcla de lo terrenal y lo humano, la unión y el compartir a pesar de las diferencias, unidos para evolucionar y crecer como seres humanos. Una maravillosa escena espiritual donde se mezcla la fé, la esperanza y el amor. 
Muchos además de reunirse, decoran sus casas y el espacio de encuentro, con velas, imágenes adornos navideños con colores oro y plata, colocan y encienden velas e inciensos de mandarina, para atraer energías positivas; preparan y comparten frutos secos, mandarinas, pasapalos, dips o guisos con hierbas aromáticas, bebidas con alcohol, ponches de frutas, como si se tratara de una estrategia para colocar todos nuestros sentidos en acción, para unir toda esa energía en pro de nuestro prójimo.
 
El espíritu de la navidad es el espíritu de la unidad, del amor entre todos los seres del planeta y probablemente del cosmos.
Cuando el corazón de cada uno de nosotros se conecta con esta energía, creamos un egregor, una forma de energía viviente que desciende y nos rodea; ese es el Espíritu de la Navidad.
La palabra solsticio significa que el sol se mantiene durante 3 días en un mismo sitio, a esa hora y durante tres días el eje de la tierra esta apuntando a la constelación de las playades y de allí al centro de la galaxia, que es el lugar de máxima concentración de estrellas y energía positiva que impregnan a todos y a todo en el planeta, toda esta energía cósmica positiva penetra por el polo norte y luego irradia toda la superficie, el agua, la tierra, la naturaleza y todos los seres que habitamos la tierra.
Lo cierto es que desde este momento hasta el día 25, ocurre un momento mágico para el globo terráqueo, esta es una fiesta religiosa para muchos pero está basada en todo un mundo de cálculos astrológicos y cósmicos, es una sabiduría que nos dejaron grandes maestros.
 Mi mayor deseo que florezca la unión y la paz entre todos los venezolanos y que de una vez nos dispongamos a construir la gran nación que todos soñamos, aportando nuestro grano de arena y cumpliendo con la responsabilidad social que a cada quien nos corresponde.

¡Recibamos al espíritu de la navidad y dejemos que entre en nuestros corazones generando el milagro del cambio en nuestras vidas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada